Soltar, dejar ir y desprenderse de los apegos.

‘’El mundo está lleno de sufrimiento. La raíz del sufrimiento es el apego a las cosas. La felicidad consiste precisamente en dejar caer el apego a todo cuanto nos rodea’’. Buda Gautama.

Les quiero dar la bienvenida al último blog del mes de Mayo. Les deseo unos días llenos de oportunidades, buena energía y bienestar.

En esta ocasión el tema lleva por nombre ‘’Soltar, dejar ir y desprenderse de los apegos.’’

Actualmente me encuentro viviendo en Argentina, donde el otoño ha comenzado, las hojas de los árboles se tornan de colores rojizos y el frío va acercándose poco a poco.

Digo que en estos momentos me encuentro acá, porque la vida es justamente así, como el otoño, la vida es una estación que va pasando poco a poco y que debemos vivir en el presente y en el hora.

Este es un momento perfecto para comenzar a renovarte, de viajar hacia tu esencia verdadera, es el momento perfecto para que dejes morir todo aquello que te pesa, te ata y limita. Suelta todo aquello que te impide fluir con tu vida: comenzando con los apegos.

Muchas veces invito a mis pacientes a que practiquen el desapego para así poder llegar a la libertad interior. Los apegos varían para todos/as, ya que muchas veces estás apegado a objetos materiales y ni te das cuenta, otras veces estás apegado a relaciones que son insanas, dependientes y dañinas, muchas veces las personas están apegadas a los sentimientos de tristezas o melancolías, y muchas otras personas están apegadas a las viejas creencias y resistencias que han tenido desde que eran niños, niñas o jóvenes.

Es por esto por lo que predico y hablo sobre soltar todo aquello que ya no necesites para así poder abandonar esa presión interna que no sirve de nada y que muchas veces sabotea tu crecimiento personal. Lo verdaderamente importante es desapegarte de los resentimientos y de los rencores, es entender que cuando te perdonas y perdonas a los demás estás soltando miedos internos, estás quebrando esquemas mentales, o rutinas, vicios y malos hábitos. Si todo esto te llama la atención, y resuena contigo, entonces te invito a que pierdas el miedo a perder.

Ahora bien, ¿Sabes lo que es el apego?

El apego es una conexión emocional entre el niño y su cuidador principal, que se origina desde el momento de nacer, para que el niño pueda sobrevivir y desarrollarse emocionalmente. Muchos estudios científicos han demostrado que la falta de un apego seguro es dañino para el desarrollo de cualquier niño. Es por esto que todos los bebés y niños necesitan desarrollar vínculos seguros con sus cuidadores, bien sean sus papás, sus abuelos o alguien más.

Este apego seguirá creciendo y evolucionando a medida que pasen los años, y sirve como motivador principal para el individuo o como una guía interna en las relaciones adultas. Entonces, el apego es seguro y positivo cuando una persona ha tenido padres o cuidadores emocionalmente accesibles, que han respondido a todas sus necesidades de forma consiente, consistente y con amor.

Por ende, si has crecido con unos padres o madres que te han ofrecido un apego seguro, llevas dentro de tí una especie de ‘’mapa’’ donde colocas a las figuras de apego por el resto de sus vidas. Es decir, estas relaciones te ayudarán a sentir que el mundo y las demás personas son confiables y que ellos son dignos de amor. Es por esto que usualmente te sientes cómodo/a tanto en la independencia como en la dependencia.

Otro punto importante es que, si creciste en un ambiente con apego seguro, es que sabes manejar las separaciones y el duelo, sabes cortar con aquellas relaciones innecesarias que no te sirven y también sabes como ser vulnerable y abrirte emocionalmente ante otros sin sentirte amenazado. Eres más resiliente ante las dificultades, no eres celoso ni manipulas a los demás.

Por el contrario, hay muchas otras personas que no han tenido un apego seguro en su niñez, pero esto no significa que no puedan formar un apego seguro en la adultez. No hay que tener miedo, ya que si trabajas la conexión contigo mismo, y creas un espacio seguro dentro de tí, donde fomentas la auto observación y la compasión contigo mismo para después ser compasivo con los demás, entonces te estás ayudando a resolver heridas traumáticas que puedas estar cargando desde tu pasado.

Entonces, si sientes que tienes un apego a algo, a una situación, a una cosa, a una persona o a un pensamiento determinado a lo largo de tu vida adulta, que te genera la creencia persistente de que sin eso no puedes vivir y no quieres ser feliz, entonces te vuelvo a decir lo siguiente: El apego es una especie de capricho a algo, ese apego se está basando en tu temor y en tu inseguridad, y cuando eres inseguro entonces te falta profundizar un poco más en aquello que llamo ‘’conocimiento de nuestro Yo’’.

El invitarte a soltar el apego no significa que te estoy invitando a ser ‘desapegado’ a todo, es decir, no tienes que cortar con todo, no ver a las personas, o alejarte de tus actividades diarias. El soltar el apego significa también practicar el amor incondicional, y aprender a no necesitar nada exterior para encontrar y estar en paz. Es comprender que no controlas nada, no significa apartarse del mundo material, ya que cuando practicas el desapego no quiere decir que nada te importe, o que no tienes que poseer nada para poder alcanzar la felicidad.

Date cuenta que donde hay ego, hay apego, donde hay apego entonces experimentarás alguna forma de resistencia al cambio en tu interior. Si te niegas a soltar, estás negándote a evolucionar. Donde hay resistencia hay miedo a perder o tener que renunciar al objeto o persona de tu apego.

Te invito a que renuncies a la posesividad, a la ansiedad, a la tensión, a la depresión, al miedo a perder algo o a alguien, te invito a ganar, a entender, a comprometerte contigo mismo, con tu camino, con tu luz, con tu amor.

Y recuerda, cuando te cuidas psicológicamente te estás ayudando a vivir en equilibrio y con Bienestar.

Te doy las Gracias por leerme, desde Mi Corazón a Tú Corazón

 

 

 

 

Deja un comentario

¿Olvidaste tu contraseña?