La vida es una Montaña Rusa Emocional. ¿Cómo aprender a disfrutar del viaje?

‘’Hay que buscar el buen equilibrio en el movimiento y no en la quietud’’. Bruce Lee

Bienvenidos al primer blog del mes de Mayo. Les deseo unos días llenos de oportunidades, buena energía y bienestar.

En ésta ocasión el tema lleva por nombre ‘’La vida es una Montaña Rusa Emocional. ¿Cómo aprender a disfrutar del viaje?’’

En muchas ocasiones a lo largo de nuestra vida nos encontramos con situaciones en donde experimentamos estar en una Montaña Rusa Emocional, en la cual vivimos unas subidas y bajadas de emociones intensas.

Esta Montaña Rusa Emocional puede aparecerse en tu vida de la siguiente manera:

  • Un día te levantas listo-a para comenzar, con unas energías inigualables, con muchas ganas de crecer y ayudar a otros, lleno-a de inspiración, ves un hermoso atardecer y te emocionas con la belleza del momento, del presente, del  ‘’aquí y ahora’’, sientes la energía y la paz que hay en tí y la disfruta.

  • Otro día, sin darte cuenta, tienes tanto estrés que no  te acuerdas si has comido algo, y cuando ves el reloj ya son las 11 pm.

  • Quizás unos días después te sientes lleno-a de amor hacia tí mismo y hacia los demás, eres sumamente agradecido-a por todo, observas cómo tu corazón late de alegría constantemente.

  • Al día siguiente prefieres no ver a nadie, ni siquiera a través de las redes sociales. No quieres salir de esa burbuja protectora, algunas veces no quieres ni saber de ti mismo-a.

Te puedes sentir identificado-a con alguna de las situaciones expuestas anteriormente, y te  puedo cecir entonces  que estás viviendo una Montaña Rusa Emocional, es por eso que te invito a que sigas leyendo este blog.

Si bien es cierto que a todo-as nos pasa eso de que estemos en una Montaña Rusa Emocional de vez en cuando, lo importante es que estemos conscientes de esto, de que aprendamos a observar aquellos momentos cuando estamos ‘’arriba’’ y cuando estamos ‘’abajo’’ ya que nuestras emociones, pensamientos y acciones van de la mano en estas situaciones.

Otro punto de suma importancia es darte cuenta si te estás juzgando a tí mismo-a cuando estás ‘’abajo’’ ya que es importante que te permitas vivir y sentir ya que esto te ayudará a descubrirte a tí mismo.

Muchas de las personas que asisten a terapia psicológica conmigo afirman sentirse como si siempre están en una Montaña Rusa de Sentimientos, y me preguntan, ¿Cómo me bajo de ella?

Yo, por el contrario, les digo que vivan cada emoción, que sientan todas esas subidas y bajadas ya que todas esas emociones son únicas, irrepetibles, y que son innatas de la persona. Es decir, cada persona es un ser humano con emociones y con sentimientos, que respira, que tiene vida, y que son únicos.

Es debido a ésto que a las emociones hay que dejarlas salir, hay que vivirlas o sufrirlas, como tú quieras, pero hay que sentirlas todas. Una vez que las hayas vivido, las hayas sufrido o las hayas gozado, las comenzarás a aceptar y te darás cuenta que esas emociones son tuyas, y son lo que te hacen ser un ser humano.

Acá les dejo algunos tips sobre cómo mantener un buen viaje en cualquier Montaña Rusa Emocional:

  1. En cuanto sucedan las cosas, habla con una persona de tu entera confianza. No te quedes callado-a, y tampoco digas que la situación no tiene importancia.

  2. Escribe como te sientes, desahógate sin miedo, nadie va a leer esto.

  3. Tómate tu tiempo, y cuando estés con más calma y la cabeza despejada habla con las personas involucradas.

  4. Nadie debe de tomar decisiones por tí, acostúmbrate desde hoy a tomar tus propias decisiones.

  5. Aprende a aceptar que nadie puede cambiar los sentimientos ni las acciones de los demás, ni tampoco los acontecimientos.

  6. Ten confianza en tí mismo-a, tú eres grande y nadie sabe mejor como está la situación que tú. Cualquier cosa que decidas, será la decisión correcta.

  7. Y acuérdate siempre, si el problema tiene solución, arréglalo entonces. Si no tiene solución, bueno, ¿para qué te preocupas?

Es indispensable que entiendas que todas las emociones que vives son necesarias para alcanzar tu camino a la plenitud. Estas emociones te permiten procesar los recuerdos negativos o positivos y, al mismo tiempo, te regalan la oportunidad de aprender, crecer y evolucionar, para así ser cada día una mejor persona, más positiva, más compasiva, más empática, más plena y, por consiguiente, generarás resultados más satisfactorios en tu vida.

También recuerda que gestionar una emoción no consiste en que no te puedes o debes emocionar más por ninguna cosa. Al contrario. Consiste en darle una respuesta adecuada a tus emociones. Por ejemplo, si me siento muy molesta por una situación, la mejor respuesta no es reprimir mi enfado, pero tampoco puedo dejarme llevar por él sin control alguno y actuar con impulsividad. Cuando consigo darme cuenta de qué es lo que me ha enfadado realmente y de qué manera me siento amenazada por ésta situación o emoción, entonces ésto me servirá para darle una respuesta beneficiosa al enojo.

Y recuerda, cuando te cuidas psicológicamente te estás ayudando a vivir en equilibrio y con Bienestar.

Te doy las Gracias por leerme, desde Mi Corazón a Tú Corazón

 

Deja un comentario

¿Olvidaste tu contraseña?