La soledad. El camino para saber quiénes somos realmente.

‘’La soledad es la suerte de todos los espíritus excelentes’’ Arthur Schopenhauer.

Les quiero dar la bienvenida al segundo blog del mes de Junio. Les deseo unos días llenos de oportunidades, buena energía y bienestar.

En esta ocasión el tema lleva por nombre ‘’La soledad. El camino para saber quiénes somos realmente.”

Todo el mundo se ha sentido solo o sola alguna vez en sus vidas. La soledad es parte de la condición humana, aunque para algunas personas este sentimiento de soledad pueda ser negativa para su salud física y mental. Si éste es tu caso, te invito a que sigas leyendo el siguiente post:

Aprender a estar solo o sola, y más importante aún, el disfrutar de ese momento contigo mismo, te puede ayudar a contactar con tus propios sentimientos, para así poder conocerte a ti mismo, ya que esto te permitirá crecer como persona. El estar en soledad te permite evaluar tu vida, tus relaciones, tu trabajo, o aquellas situaciones en tu vida donde sientas que necesitas un cambio.

Muchas personas que no pueden estar solas son dependientes e inseguras, no desean escuchar su voz interior, siempre necesitan de la compañía de otra persona (así sea que estas otras personas no sean de su agrado).

Es por esto por lo que existen varios tipos de soledad:

  • Soledad Emocional: Usualmente aparece debido a la pérdida de un vínculo importante con otra persona. Por ejemplo, alguien importante en la vida de la persona ha fallecido.
  • Soledad Subjetiva y Objetiva: ¿Alguna vez te has sentido completamente sola aun estando junto a otra persona? Esa es la Soledad Subjetiva. Mientras que la Soledad Objetiva es aquella que una persona observa. Es decir, yo observo que mi amiga se siente sola y está aislada de todo su entorno.
  • Soledad Social: Habla sobre la ausencia de una red de relaciones sociales que ayudan a hacernos sentir que pertenecemos en un lugar.
  • Soledad Crónica: Suele ser fruto de las dificultades que una persona pueda presentar en su vida para establecer relaciones sociales a lo largo de los años.

También te invito a que observes aquello que te dices  tí mismo, ya que existen pensamientos y verbalizaciones que nos decimos, muchas veces automáticamente, cuando estamos en soledad.

Pensamientos como ‘’no le intereso a la gente, soy aburrido’’, ‘’no se preocupan por mí’’, ‘’No se puede confiar en los demás’’, ‘’Es terrible estar sola’’, no ayudan a tu proceso de evolución personal.

Ahora te pregunto yo a tí, ¿Realmente conoces lo que piensa la gente?, ¿se lo has preguntado? Si dices que no le interesas a nadie te estás haciendo sentir mal, y no te ayudas a sentirte menos solo o a conectar con las personas a tu alrededor.

Si piensas que las personas no se preocupan por tí, ¿te has comunicado con tus amigos y familiares? Llámalos, nadie es adivino, puede que ellos también estén pasando por situaciones difíciles.

Si piensas que es terrible estar sola muchas veces también te digo lo siguiente: es mejor estar sola que mal acompañada. Si piensas que es ‘’terrible’’ tal vez estés haciendo de esto una catástrofe innecesaria, ya que te estás haciendo desdichada. La soledad no debe ser referencia al sentimiento de angustia por la ausencia del contacto real social.

Es completamente normal sentir que te da miedo estar sola especialmente cuando estas atravesando cambios importantes en tu vida. Te sientes vulnerable, y quizás piensas que necesites a los demás o que los demás te completan, pero tu eres capaz de estar sola, de disfrutarlo, tu tienes los recursos suficientes para tomar tus propias decisiones y de alcanzar todas las metas que te puedes proponer.

Si tomas completa responsabilidad hacía contigo misma, y te valoras, escuchas tu instinto, te cuidas de una manera física, emocional y espiritualmente, entonces es probable que no temas estar sola, al contrario, seguramente disfrutas tu soledad en una manera positiva.

Muchas personas utilizan la soledad como un mecanismo para adaptarse. Es decir, la soledad les aporta una sensación momentánea de seguridad, como si al estar en soledad ‘recargan un poco sus baterías’ para así poder continuar con sus proyectos de vida.

Como Psicóloga le doy importancia a la soledad. Es decir, hago énfasis en el trabajo en solitario y muchas veces recuerdo que el esfuerzo individual, la meditación interna, y la inspiración, proviene de la soledad.

Acá te dejo unos tips que te ayudaran a disfrutar más de tu soledad:

  • Siéntate en silencio por 5 minutos en la mañana, 5 minutos en la tarde y 5 minutos en la noche. Cierra tus ojos si así lo deseas. Observa todos los pensamientos que vienen a tu cabeza.
  • Tómate otros 5 minutos en tu día para escribir todo lo que estas sintiendo en ese preciso momento, esto te dará la capacidad de poder evaluar ciertos sentimientos a situaciones cotidianas.
  • Disfruta tus momentos, todos son únicos.

Y recuerda, cuando te cuidas psicológicamente te estás ayudando a vivir en equilibrio y con Bienestar.

Te doy las Gracias por leerme, desde Mi Corazón a Tú Corazón.

Deja un comentario

¿Olvidaste tu contraseña?