La fidelidad real es con uno mismo

‘’Uno se es fiel a sí mismo y se basta’’. Jean Anouilh

Les quiero dar la bienvenida al primer blog del mes de Julio. Les deseo unos días llenos de oportunidades, buena energía y bienestar.

En esta ocasión el tema lleva por nombre ‘’La fidelidad real es con uno mismo’’, espero que éste post te sirva como guía en tu vida, y, que éste blog te ayude a observarte, a reconocerte, a identificarte, a perdonarte y a amarte.

Primero que nada, quisiera que contestaras estas tres preguntas:

  • ¿Aquello que dices tiene relación con aquello que piensas y que sientes?
  • ¿Eres exigente con las demás personas a la hora de exigirles lealtad?
  • ¿Cambias constantemente tus palabras o tu forma de pensar o de ser dependiendo de las personas con las que te encuentres?

Si has respondido que sí a al menos a una de estas preguntas entonces te invito a que observes ¿qué tanta fidelidad sientes hacia ti mismo?

La fidelidad tiene que comenzar y nacer de uno mismo para así ir creciendo como persona. Tu imagen debería ser la misma en cualquier situación, ya que tu autenticidad es un reflejo de quién eres como persona. Si dices algo que no piensas o que no sientes, entonces estás dando claras muestras de deslealtad hacia contigo mismo. Si tu eres fiel contigo mismo, entonces se verá reflejado en la manera en la que manejas tu vida, especialmente en el momento en el cual tienes que tomar decisiones importantes.

Algunas veces no te das cuenta de que te estás traicionando a ti mismo, ya que no asumes las responsabilidades que conllevan tus actos o tus emociones…y casi siempre terminas culpando a otra persona, ¿o no? Entonces te digo: ¡te estás traicionando!

Si haces algunas de estas cosas que voy a enumerar, entonces te estás traicionando:

  • Te traicionas cuando te niegas, cuando escondes tus ideas o tu manera de pensar ya que tienes miedo a que otras personas te juzguen o te desaprueben.
  • Te traicionas cuando no te atreves a decir a otras personas la verdad sobre quién eres, o qué quieres.
  • Te traicionas cuando no dices de verdad lo que sientes por miedo a herir los sentimientos de otra persona.
  • Te traicionas cuando piensas que no puedes hacer algo porque no es el momento adecuado, o te pones muchos ‘peros’ y en vez de lograr tus objetivos y lo que te propones, sigues creando excusas.
  • Te traicionas cuando te alejas de tus ideales, creencias y valores para así poder obtener la aceptación y el amor de otra persona.

Si haces todo esto y sientes que te estás traicionando, entonces debes entender que simplemente estás buscando afuera aquello que necesitas para así poder llenar un vacío dentro de ti – pero te comento, este vacío no lo podrás satisfacer nunca ya que siempre buscas la aprobación en lo externo, en vez de fijarte en tu yo interior y en cómo está todo dentro de ti mismo.

Ser fiel contigo mismo es un trabajo constante, del día a día, es conocerte, hablarte, sentirte, es saber que eres coherente y congruente, y que todo lo que piensas, haces y dices vive en armonía en conjunto.

La fidelidad no comienza con ‘’serle fiel a otras personas’’ como, por ejemplo, en tu relación amorosa. La fidelidad verdadera y genuina comienza contigo mismo para así luego expandirla hacia los demás. Es más, me atrevo a decirte que la felicidad hacia el otro es falsa si no eres leal contigo mismo primero.

Acá te dejo unos #Psicotips para ayudarte en tu día a día:

  • Observa aquello que te hace sentir vivo y auténtico y permítete sentirlo con confianza, abraza esas cosas y trata de multiplicarlas en tu vida.
  • Pregúntate cada cierto tiempo sobre lo que piensas, sientes o deseas en tu vida. Recuerda hacerlo cada dos o tres meses, especialmente si estás trabajando en proyectos (personales o laborales) importantes.
  • Valora tus sentimientos y decisiones – tu manera de pensar y de entender el mundo, es único, es como tú.
  • Entiende que el ser fiel contigo mismo no es una cosa de un día sí y un día no. Es un proceso, y como todo proceso es algo que debes cultivar y que va poco a poco.
  • Suelta aquello que ya no necesitas, bien sea personas, trabajos o relaciones tóxicas. Déjalas ir, esto te permitirá abrazar aquello nuevo que llega a tu vida.

Si te ha servido este blog, compártelo con tus amigas, tu familia, ¡o tus compañeros de trabajo! Todo aquel que pueda beneficiarse con la información que estoy compartiendo y que juntos estamos creando y trabajando.

Y recuerda, cuando te cuidas psicológicamente te estás ayudando a vivir en equilibrio y con Bienestar.

Te doy las Gracias por leerme, desde Mi Corazón a Tú Corazón.

Deja un comentario